|  

Experiences

10 razones para explorar la zona de Otavalo

  |   Experiencias   |   No comment

Todo el mundo viene a visitar este rincón de los Andes ecuatorianos para presenciar cómo una ciudad se convierte en un mercado, donde todas las artesanías andinas están en exhibición en las calles y en su plaza principal, prestos para que los concurrentes puedan ver y comprar. Es la principal razón para visitar. Sin embargo, visitar solo por esta razón sería realmente perderse de muchos aspectos que hacen de la zona de Otavalo una de las principales atracciones turísticas de Ecuador.

 

Estas son sólo 10 razones más para permanecer más tiempo.

1 El Yamor.

Celebrado en los primeros días de Septiembre, marca el final de la cosecha del maíz. El Yamor es una festividad que combina la fe católica con comidas y bebidas. Sus orígenes se remontan a 1952, el festival consiste en un desfile de los íconos religiosos, una elección de la Reina del Yamor, música y danza. Pero el ingrediente secreto está dentro del Yamor: la Chicha fermentada es una bebida que reúne distintas variedades de maíz (7 según la receta más común). Se remoja el maíz blanco para que se fermente y combinado con chulpi, morocho, maíz negro, maíz amarillo, canguil seco y triturado. Luego se hierve para crear una colada espesa.

 

2 Técnicas de tejido artesanal

A pesar de que una buena parte de lo que se vende en el mercado de ponchos está hecho en fábricas o producido a máquina, hay varios sitios cerca de Otavalo para echarle un vistazo a las técnicas de tejido ancestrales y tradicionales: telares de madera coloniales e incluso precolombinos. Los telares de espalda han producido algunos de los tapices, suéteres y ponchos andinos más hermosos. En el pueblo de Ataco, encuentra el taller Tahuantinsuyo de Miguel Andrango, donde él te mostrará su telar de cintura y sus tintes naturales, o visita Peguche Wasi, en Peguche, donde José Farinango Lema ha creado un interesante museo que revela la fascinante cultura telar de los Andes.

 

 

3 Montañas y lagos (incluyendo un “lago de cuyes”)

La provincia de Imbabura, donde se encuentra Otavalo, es una verdadera tierra de lagos. El lago más accesible es San Pablo, a pocos metros de la carretera principal, donde se puede comer en el borde del agua o pasear en bote con el hermoso telón de fondo del volcán Imbabura… También puedes explorar los altos lagos de páramo en Mojanda, y subir el Fuya Fuya, uno de los picos más fáciles de Ecuador. O visitar el impresionante Cuicocha, el “Lago de los Cuys…” (conejillos de Indias), una laguna de cráter con senderos y paseos en bote alrededor de dos islotes centrales…

 

 

4 Esculturas en madera

A unos 15 minutos de Otavalo llegas al pequeño poblado de San Antonio de Ibarra, que se especializa en tallado en madera. Descubre el talento de los talladores y encuentra todo tipo de esculturas en los numerosos talleres situados a lo largo de la plaza principal y en las calles principales del pueblo.

 

5 Cuero

La ciudad de Cotacachi se ha convertido en una verdadera capital del cuero. Las tiendas de artículos de cuero son de pared a pared sobre la calle 10 de Agosto, y podrás hallar bolsas, chaquetas, cinturones y más, todo de calidad, a excelentes precios.

 

6 Bordados

Al sureste de Otavalo se extiende el maravilloso valle de Zuleta, conocido por su majestuosa hacienda, que recomendamos, por lo menos, tomar un tiempo para echarle un vistazo, si acaso no decidas pasar la noche en sus cálidas habitaciones. El pueblo es conocido por sus bordados finos que decoran coloridas camisas, blusas, hasta zapatos y demás.

 

 

7 Cóndores y aves rapaces

Cóndores son pocos y difíciles de ver en la naturaleza, aunque si tienes esa suerte, realmente es un encuentro único. También puedes dirigirte al Parque Cóndor, un centro de rehabilitación de aves de rapiña que, junto a una pareja de cóndores, también alberga increíbles águilas (incluyendo la gran Arpía), numerosas especies de búhos, halcones, y más… ofreciendo también un gran espectáculo de cetrería que no debes perderte (a las 11 de la mañana).

 

8 Una cascada sagrada

La cascada de Peguche es un hermoso lugar para contemplar, donde los lugareños vienen a realizar rituales de limpieza espiritual y los visitantes pueden hacer picnic o caminar a las cuevas cercanas y pasear por el bosque de la zona.

 

 

9 Excelente comida y rica chicha

Otavalo es conocido por su diversidad de granos, así como por las muchas especies de maíz que cultivan sus chacras (las mazorcas vienen en todos los colores, desde rojo, morado y negro hasta rosa). Deliciosas sopas de maíz como la chuchuca, la “carne colorada” (carne de cerdo con achiote secada al sol) y para los más aventureros, un crujiente cuy (conejillo de indias), un exótico clásico de la región.

 

10 El tren

De Otavalo a Ibarra, y luego de Ibarra a Salinas en tren… Otavalo ha renovado recientemente su estación de tren y líneas de conexión ferroviaria hasta las ciudades de Ibarra y Salinas, un maravilloso viaje en tren que atraviesa montañas y túneles hacia el norte del país y las primeras comunidades afroecuatorianas de los Andes… ¡un viaje que no te puedes perder!

No Comments

Post A Comment