Experiences

Baltazar Ushca

  |   Destinos   |   No comment

Su nombre es bastante conocido en el Ecuador, él es un personaje muy famoso debido a su peculiar profesión. Baltazar Ushca tiene 73 años de edad y ha dedicado toda su vida a obtener hielo del Chimborazo. Hoy en día,  aún cuenta con la energía y vitalidad necesaria para subir caminando a la cumbre más alta del Ecuador, en búsqueda de bloques de hielo.

 

Con un andar más pausado, debido a su edad, cada semana emprende una  o dos expediciones que le toman de 4 a 5 horas; tan sólo para llegar a la mina de hielo del Chimborazo, ubicada a casi 5000 metros de altura sobre el nivel del mar. El camino es desigual, terroso y empinado. Su labor es bastante peligrosa; él la denomina “Trabajo de hombres”. Una vez que ha llegado a la mina, debe cortar con picos y palas el hielo; darle forma de cubo para luego transportarlo en burro hasta el mercado de Riobamba, donde cada bloque de 30 Kg se comercializa por 5 dólares.

 

Tiempo atrás hasta un centenar de hieleros escalaban el Chimborazo. Los hacendados españoles enviaban a los indígenas para buscar hielo del glaciar, con la finalidad de mantener frescos los alimentos. Los hieleros aprovechaban y se liberaban por unas horas de la opresión de la hacienda.  Su profesión en otros tiempos fue  además muy importante para el comercio, especialmente entre la Costa y la Sierra. Gracias al hielo que se obtenía del Chimborazo, los mariscos podían llegar frescos a la zona de los Andes. Cada bloque de hielo tarda casi una semana en derretirse por completo, por lo que se garantizaba la frescura de los productos.

 

Hoy en día la profesión de hielero está al borde de la extinción, pues las fábricas, las neveras y los refrigerados, proveen el hielo necesario para comerciantes e incluso para los hogares. Esto ha rezagado su profesión, al punto en que su hielo es usado únicamente en el mercado de Riobamba por muy pocos comerciantes para la elaboración de batidos con frutas locales.

A esto se le suma la muerte de algunos de sus compañeros hieleros, mientras que otros abandonaron la profesión para encontrar oficios menos riesgosos, más cercanos y sobretodo lucrativos. Baltazar se encuentra solo ante la inmensidad del Chimborazo, incluso su hermano Gregorio se dedica hoy a otros menesteres; si la economía falla realiza helados de paila con mora de castilla y el hielo que Baltazar trae del nevado.

 

Aunque la profesión parece extinguirse la leyenda perdura. Se dice que el hielo del Chimborazo tiene propiedades curativas. Según las creencias indígenas el Taita* Chimborazo es una deidad, se dice que su nombre tiene diversos significados, entre los que se incluye: “Dios del hielo”, “Montaña nevada” y “Viento sagrado de la luna”.

 

Baltazar cuenta con su propia leyenda, según el pensamiento indígena; si una mujer embarazada no ingresa a su hogar durante los días de tormentas eléctricas,  dará a luz un “hijo del Chimborazo”, es decir un niño albino. El padre de Baltazar era albino, entonces Baltazar se considera un descendiente del Taita* Chimborazo y desde los 15 años asciende el nevado unas dos veces a la semana.

 

Su compromiso y dedicación al Chimborazo, lo han catapultado a la fama. Diversas productoras de cine internacional lo han documentado. Incluso viajó a Nueva York con su hija para el estreno de uno de los documentales que lo han retratado.

 

 Mujeres grandes, altotas ver allá

– Expresa con  picardía y mucha alegría.

 

Ahora, no sólo se dedica a obtener hielo. También es el principal anfitrión turístico en la estación del tren en Urbina. Donde los turistas nacionales y extranjeros pueden conocer la historia, la leyenda y al hombre.  (Incluso  pueden tomarse “Selfies” con él)

 

 

*Taita._ Padre en Quichua

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Abrir chat
Powered by