|  

Explora los Andes del Sur

La sierra sur es una tierra de leyendas entre volcanes y personas, mercados milenarios, gastronomía mágica y de leyendas que se relacionan directamente con el tren. Luego del volcán Tungurahua, furioso desde hace más de 12 años, los volcanes empiezan a “dormirse” mientras los Andes continúan al sur de América, el último volcán es el Capac Urku o Altar con su impresionante cumbre de 9 picos destrozada por la furia del Chimborazo como cuenta la leyenda o por la suya propia. Luego, aparecen lagunas y más tarde mercados que datan desde hace milenios, cuando las primeras civilizaciones que se asentaron en la zona empezaron a comerciar todo tipo de productos de la sierra, de la costa y de la Amazonía. Evitando proseguir al sur, en el mercado indígena de Guamote, viramos en dirección a la costa del Pacífico y entramos a una antigua caldera extinta, Shucos, con sus minas de azufre a simple vista, encañonados tupidos con bosques de eucalipto y el inicio del Río Chanchán que acompaña la vía del tren hasta la costa pasando por el pintoresco Alausi y descendiendo por la mítica Nariz del Diablo donde se cuentan cientos de historias y crónicas sobre la construcción del ferrocarril y su ascenso a los imponentes Andes.

Conoce las rutas de los Andes del Sur

Tren del Hielo I

 

La aventura comienza en Riobamba, típica ciudad andina enclavada en los Andes Centrales del Ecuador. La vista en un día despejado es impresionante: el volcán Altar o Capac Urku se alza en el horizonte con su cumbre coronada por cinco picos, testigos de una erupción de hace miles de años.

 

Ver Ruta

Nariz del Diablo

 

El obstáculo más grande al que se enfrentó la obra del ferrocarril transandino fue la Nariz del Diablo, una montaña con paredes casi perpendiculares. Para salvar este obstáculo se construyó una vía en zig-zag que supera un desnivel de 500 metros…

 

Ver Ruta

Conoce todas las rutas de nuestro tren de expediciones

Te invitamos a vivir una aventura única desde los majestuosos volcanes nevados de los Andes hasta las hermosas costas del Pacífico.

Ver Rutas