|  

Un viaje en tren por la historia

 

Para quienes buscan una experiencia cultural aún más profunda, presentamos el Tren Crucero Gold, con alojamiento en edificios singulares que ofrecen un viaje único a través de la historia del Ecuador. Desde la plaza colonial de Quito (cuyo centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por UNESCO) o el centro cultural de la ciudad a comienzos del siglo XX hasta haciendas históricas y edificios públicos restaurados que datan de la época del boom del cacao en el Guayaquil del siglo XIX, estos hoteles han sido seleccionados por su carácter y decoración, su atención al detalle y su servicio de excelencia para garantizar una experiencia única.

Hotel Plaza Grande

En el centro histórico de Quito, declarado por UNESCO Patrimonio de la Humanidad, y con cinco siglos de historia a sus espaldas, el Hotel Plaza Grande se levanta en la plaza del mismo nombre en la esquina del Palacio Presidencial, y fue construido en el solar que una vez fuera donado a Francisco Pizarro, primer gobernador del Perú. El edificio original, la primera casa levantada en el Quito colonial, sufrió múltiples renovaciones a lo largo de su historia, en la que fue alojamiento de diferentes familias de renombre.

A principios del siglo XX acogió el primer hotel de lujo de la ciudad. Después de una cuidadosa restauración reabrió sus puertas en 2007 con 15 suites de lujo que ofrecen vistas incomparables del centro histórico, un renombrado restaurant, una terraza espectacular y una famosa bodega excelentemente abastecida.

Hotel del Parque

Este hermoso edificio de madera esta bañado en historia y es un parte vital del pasado de Guayaquil. Fue construido en 1891 por la institución benéfica más antigua de la ciudad para albergar un hospicio. Originalmente ubicado en el centro de la ciudad, fue construido en el estilo ecléctico típico de Guayaquil durante la edad de oro del “boom” del cacao. Sobrevivió a la destrucción en 1980 cuando fue trasladado tabla a tabla a su ubicación actual en el Parque histórico, un parque urbano de ocho hectáreas que recrea el Guayaquil del pasado, con edificios restaurados que pertenecieron a familias notables de finales del siglo XIX y rodeado de abundante vegetación tropical al borde del río.

Hoy el antiguo hospicio ha sido transformado en un hotel boutique de cinco estrellas. Dos patios interiores con fuentes y viejos árboles ofrecen quietud y relax a los huéspedes. La sala de lectura y juegos está siempre abierta para snacks y entretenimiento, mientras las 44 lujosas habitaciones y el spa ofrecen el complemento perfecto para el inicio o final de su experiencia Tren Crucero Gold.

Hacienda La Danesa

Fundada en Naranjito fue construida en las últimas décadas del siglo XIX, al tiempo que se construían los primeros tramos del Ferrocarril del Sur. Situada al pie de las vías – siempre hubo una parada delante de la hacienda desde que el tren empezó a funcionar- la hacienda se benefició de esta proximidad para llevar sus productos a los mercados.

Hoy, esta antigua hacienda familiar de vacuno, cacao y teca es también un destino turístico único. Aquí los huéspedes pueden disfrutar de una extraordinaria experiencia gastronómica “de la granja al plato” así como experimentar la vida en la granja, y descansar en un alojamiento exclusivo decorado en estilo Montubio.

Hacienda Andaluza

Los pasajeros del Tren Crucero y Tren Crucero Gold comparten alojamiento en el mismo hotel histórico que forma parte del patrimonio cultural del Ecuador: Hostería La Andaluza en la Hacienda Chuquipogio, que data de mediados del siglo XVI. Situada en las afueras de Riobamba, ofrece elegantes suites decoradas en un estilo clásico acorde con el entorno histórico y rural en que se ubica.

Nuestros pasajeros Gold pernoctan en la antigua casa de hacienda, en amplias suites con vistas a los elegantes jardines o el impresionante volcán Chimborazo.

Casa Gangotena

Casa Gangotena ocupa un lugar privilegiado en el corazón del Centro Colonial de Quito: la esquina sureste de la Plaza de San Francisco. La propiedad se halla sobre las ruinas de templos incas que originalmente se alzaron sobre esta plaza prehispánica, usada por siglos como un mercado abierto o Tianguiz donde mercaderes provenientes de diversas zonas de América comerciaban.

La importancia de la Plaza de San Francisco a lo largo del período Colonial llevo a que durante siglos las familias acaudaladas construyeran sus casas alrededor de ella. La mansión, ahora transformada en un exquisito hotel, fue residencia de varios presidentes durante la época Republicana. Luego de un desafortunado incendio en 1914 que destruyó parte de la propiedad, fue completamente restaurada en 1924 por la prominente familia Gangotena.

A mediados del año 2000, pasa nuevamente de manos cuando es adquirida por sus nuevos propietarios con el objetivo de transformarla esta propiedad histórica en un hotel de clase mundial.

Desde el tercer piso de Casa Gangotena, su terraza panorámica ofrece espectaculares vistas de los volcanes que rodean a Quito y de su Centro Histórico, el primero en el mundo en ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Una cuidadosa restauración de los frescos pintados en los techos, paneles de madera, espejos, murales y frisos conjugados con una exquisita selección de antigüedades hacen de Casa Gangotena un espacio íntimo y sofisticado en el bullicioso centro de Quito.

Descubre las maravillas del Ecuador a bordo del Tren Crucero, Mejor Tren de Lujo en América del Sur en 2014, 2015 y 2016

  • World Travel Awards 2017
  • World Travel Awards 2016
  • World Travel Awards 2015
  • World Travel Awards 2014
  • Premio Excelencias
  • Trip Advisor 2015
  • British Guild of Travel Writers

Selecciona una ruta y vive una experiencia única

Tren de las Maravillas

Quito - Guayaquil

Tren a las Nubes

Guayaquil - Quito